¿QUÉ ES LA EMPATÍA? Y ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE? La empatía es una

0
67

¿QUÉ ES LA EMPATÍA? Y ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

La empatía es una capacidad social que nos ayuda a conectarnos con el otro, lo que facilita la interacción y evita la violencia y el egoísmo. Se construye sobre la conciencia de uno mismo; cuanto más abiertos estemos ante nuestras propias emociones, más hábiles seremos para interpretar los sentimientos de los demás.
¿Cómo se adquiere?
La más común e ideal se da cuando el bebé desde su nacimiento manifiesta sus necesidades a la madre (hambre, sueño, dolor, incomodidad, etc.), inicialmente por medio del llanto, que, al ser cubiertas, provoca en él tranquilidad emocional al comprender, que es capaz de comunicar y que sus mensajes serán escuchados. Es así como se crea un vínculo entre ambos que con el tiempo se vuelve más fuerte. Conforme el niño crece, se suman otras manifestaciones (alegría, miedo, tristeza), las cuales con la aparición del lenguaje podrá expresarlas de manera más clara y específica.
Con apoyo de la madre el niño comienza a diferenciar sus emociones y sus necesidades, poniéndoles nombre a cada una de ellas y fortaleciendo ese vínculo entre ambos, aprendiendo que sus emociones y necesidades no son exclusivas de él, sino que en su madre también existen.
Ese vínculo afectivo que se creó inicialmente con la madre sentará las bases para que en un futuro el niño pueda establecer otras relaciones, reconocerá y podrá ser capaz de hablar de sus propias emociones y sentimientos lo cual le servirá para entender las de los demás y poder actuar de acuerdo a cada circunstancia.
Por diferentes motivos, no todos los niños llegan a establecer ese vínculo con la madre (fallecimiento, abandono, etc.), pero en muchos otros casos logran reparar y restablecer a lo largo de sus vidas esa carencia con otras relaciones (padre, abuelos, tíos, maestros, etc.), llegando a ser igual de importantes y trascendentes.
En ocasiones esas figuras que para el niño son tan importantes, tratan de ocultar sus tristezas o preocupaciones y les mencionan que todo está bien, que no es verdad que estén pasando por alguna situación difícil. De esta manera, están enviando mensajes equivocados ya que su actuar y lenguaje corporal no van acordes con lo que esa figura transmite. Esto crea en el niño confusión, dificultándole el reconocimiento de lo que él y los demás sienten. Con esto, no se pretende decir que se les tenga que contar a los pequeños con detalle la situación que les aqueja, pero sí proporcionarles una explicación sencilla y sincera para que su decir y su actuar sean congruentes con lo que el niño percibe.
Existen diferentes niveles de empatía que van desde entender el dolor del otro y manifestarle apoyo y consuelo hasta defender a la víctima de un abuso o injusticia. Es así que encontramos personas con un alto grado empático que hacen diferentes obras altruistas para cubrir necesidades de quienes lo requieran.
Cuando existen abusos emocionales como amenazas, mezquindad, humillación constante, por parte de la madre o cualquier otra figura que para el niño es importante, el vínculo que se desarrolla puede ser negativo, provocándole en ocasiones una hipersensibilidad, poniéndolo en alerta ante posibles amenazas y actuando de manera violenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here